22 minutos de carga es el tiempo normal de carga.

En el caso que una batería esté sobrecalentada después de su uso, es necesario enfriarla antes de realizar la carga. MAKITA ha desarrollado un sistema de carga donde el cargador integra un ventilador para la refrigeración de la batería. Con esto se consigue una efectiva refrigeración antes y durante la carga de la batería, evitando el sobrecalentamento y alargando la vida útil de la batería.

El diseño interior de la batería permite un flujo de aire uniforme consiguiendo así una refrigeración rápida de cada una de las celdas de la batería.  

Se pueden almacenar durante largo tiempo ya que son de baja descarga.

Carcasa con interior reforzado con gomas que absorben los impactos en caso de caida.

El cargador se comunica individualmente con cada pila de la batería, de esta forma puede controlar la corriente, el voltaje y la temperatura durante el proceso de carga.

Con este proceso de carga conseguimos una carga rápida y óptima, lo que alargará la vida de nuestra batería.

Un chip de memoria instalado en la batería

recoge el historial de uso de la misma y lo

transmite al cargador

La CPU reconoce la identificación de cada batería así como su historia (ha podido ser utilizada con sobrecalentamiento, sobre descargada o debilitada por los ciclos) y carga esta de la manera más efectiva.